¿Te animas a poner un photocall en tu boda?


Cada vez más está cobrando mucha importancia la #decoración y la #fotografía en las #bodas. Queremos que todo esté perfecto, cada detalle floral, cada esquina de la finca o restaurante, pero además queremos que los #invitados de nuestra boda se lo pasen en grande e inmortalizarlo para recordarlo tantas veces como queráis.


Pon un #photocall o #fotomatón en tu boda y disfraza a tus invitados y a vosotrxs mismxs! No os cortéis: pelucas de colores, collares de flores, sombreros… y por qué no? Narices de payaso también! Mezcla la sintonía de la elegancia, los vestidos largos y las corbatas de lino con la gracia y la diversión de los atrezzos del photocall.

Ríete en el momento de la boda, haz que se rían tus invitados y disfrútalo con el álbum de las fotos días más tarde.




¿Y tú, en qué momento pondrías el fotomatón?


Si nos preguntáis a nosotras os diríamos que durante toda la celebración, en el #cocktail y en la #barralibre! Durante el cocktail es un buen momento para que tus invitados os esperen con risas y diversión y empiecen a “soltarse la melena”. Entre pincho y vino siempre es más animado hacerte unas fotos “gamberras” y dejarlas para el recuerdo a los novios o las novias. Pero donde seguro seguro que acertáis es en la discoteca, la gente ya está en modo fiesta, con un par de copas de más y ya no les importa ponerse una peluca de colores.

Lo mejor de lo mejor…? Ponlo en el cocktail y en el baile y así ves la evolución de las caras de tus invitados.

Recuerda que en una boda no todo tiene que salir como esperamos, deja que tus invitados escriban parte de vuestro guión con un toque de humor!